El yoga en el cine

0

Cuando me propuse escribir este artículo empecé con ilusión porque pensaba que el yoga habría sido reflejado en un montón de películas. ¡No es así! Después de darle algunas vueltas apenas soy capaz de recordar un puñado de títulos en los que se vea una referencia clara al yoga, y eso que he visto no pocas películas.

Estas son las películas que recuerdo (sin hacer trampas buscando por Internet, sin contar referencias escondidas en el guion y sin incluir Bollywood).

La naranja mecánica

Es irónico, que no gratuito, que en una película tan sumamente violenta como La naranja mecánica (1971) aparezca una referencia al yoga. En la escena en que los drugos van a la casa de la mujer de los gatos, podemos ver que cuando estos llaman al timbre ella se siente profundamente molestada y tiene que volver ¿de qué postura? ¡Halāsana! ¡El arado!

Es más, podemos ver una breve secuencia de posturas invertidas (sarvāṅgāsana, halāsana, upaviṣṭa koṇāsana, karṇapīḍāsana) en unos pocos segundos de película.

Estoy convencido de que para Kubrick (o Anthony Burgess) no fue una elección arbitraria. Si bien el yoga no estaba tan extendido en los años 1970 como hoy, su crecimiento y popularidad ya eran pujantes en Estados Unidos. Kubrick lo introduce como una actividad atemporal y universal (recordemos que la película tiene lugar en una época futurista incierta), de la misma manera que Beethoven es la música de moda.

Podría decirse que el yoga es en esta escena el paradigma del recogimiento espiritual. Está claro que si la mujer de los gatos hubiera estado cocinando o viendo la tele, el impacto sobre el espectador no sería tan grande, ya que lo buscado es el contraste entre dos estilos de vida lo más opuesto posibles.

Gandhi

Aunque en Gandhi (1982) no aparezca nadie expresamente haciendo posturas, no puedo pasar por alto que la vía del Mahatma era la del yoga devocional o bhakti yoga. Gandhi tuvo por bandera ahiṃsā (no violencia), satya (verdad) y brahmacharya (continencia), que son tres de los pilares de yama, el primer miembro del aṣṭāṅga yoga de Patañjali.

Por ejemplo, en el discurso del auditorio, Gandhi (Sir Ben Kingsley) explica claramente cómo deben abrir el corazón a sus enemigos británicos y no plantar cara en la lucha armada, entregando su cuerpo y sus posesiones si estas fueran tomadas por la fuerza, pero nunca su obediencia. Eso es ahiṃsā, no dañar.

Y cuando Gandhi explica al periodista (Martin Sheen) su celibato, cómo él y su mujer lo han «intentado» varias veces sin «conseguirlo», está contando su lucha por alcanzar brahmacharya o sublimación del deseo.

Hablaremos de Gandhi en profundidad más adelante en este blog.

Yoga, Inc.

En un principio no quería incluir documentales en esta lista pero voy a hacer una excepción con Yoga, Inc. (2007) por su popularidad y porque trata exclusivamente del negocio del yoga.

Bikram Choudhury

Bikram Choudhury

Básicamente el documental trata de cómo Bikram Choudhury ha hecho del yoga un negocio millonario con el estilo que lleva su nombre. El documental se centra en dos aspectos: las competiciones de yoga y el copyright de las posturas de yoga Bikram.

Los detractores de las competiciones de yoga son probablemente la inmensa mayoría de practicantes mundiales. Parece evidente que si el yoga es una vía de crecimiento personal no tiene sentido comparar el contorsionismo de unos y otros si no es por el puro espectáculo y la monetarización del asunto. En su defensa, los seguidores de Bikram alegan que se trata de una tradición centenaria y que no han inventado nada nuevo.

En 2007 los abogados de Bikram mandaron una circular a varias escuelas que enseñaban su estilo. Bikram había registrado la secuencia de posturas característica del yoga Bikram, obligando a pagar royalties a quienes la usaran en sus clases. Después de un largo litigio los tribunales dictaminaron que la secuencia de posturas de Bikram era una marca registrada pero que las posturas en sí pertenecen al dominio público.

La malversión de la identidad del yoga llega hasta el punto de que surjan iniciativas como Fuck Yoga. Su promotor, Barnaby Harris, explica que la marca surgió frente la obsesión de su mujer por el yoga. Harris, asqueado, decidió estampar «fuck yoga» en sendas camisetas para él y para su mujer, y aunque ella nunca la vistió, él sí lo hizo públicamente, y posteriormente amplió el negocio a otras prendas, botellas de agua, etc.

Easy Come, Easy Go

Reconozco que no he visto esta película pero me llamó la atención verla citada en Yoga, Inc.

De Easy Come, Easy Go (1967) creo que solo puedo decir que sale Elvis Presley cantando en una clase de yoga.

Por supuesto todo está rodado en un tono cómico e ingenuo. Para empezar, la profesora se dirige enfadada a la amiga de Elvis porque no paran de hablar y después a Elvis diciéndole que no está hecho para el yoga. Entonces empiezan todos a cantar y Elvis dice aquello de “How can I even move twisting like a pretzel?” («¿Cómo puedo moverme retorcido como un pretzel?»).

Cualquier parecido con el yoga es pura coincidencia.

Conclusión

Deduzco de mi exigua lista que el yoga no ha sido muy popular en el cine. Si se me escapan títulos, tengo la sensación de que no serán muchos, si no es entre películas de tercera clase, producciones marginales o películas de Bollywood (que no conozco).

Sobra decir que el budismo sí ha tenido éxito en la gran pantalla, por no hablar de las artes marciales. En el primer caso nos encontramos títulos como El último emperador (1987) o Pequeño Buda (1993), y en el segundo caso infinidad de películas buenas como Los siete samuráis (1954), divertidas como Kung Fu Panda (2008), y sobre todo malas, peores y aquellas que sin ser malas no hacen justicia al arte marcial como vía espiritual, como la saga de Kill Bill (2003, 2004).

Y como ejemplo anecdótico se me antoja mencionar la serie Me llamo Earl (2005-2009), la vida de cuyo protagonista discurre entre recuperar el «karma» perdido por las fechorías que cometió años atrás y demostrar al gran público que es fácil vender un producto espiritual si te quedas en la carcasa.

¿Conocéis más referencias al yoga en el cine?

Fuente de la imagen: yanivnord

18 Enero, 2014 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *